Optimismo con la recuperación de la capa de ozono

Optimismo mundial sobre la recuperación de la capa de ozono

Para nosotros la capa de ozono es vital, es el escudo protector más importante para la vida en el planeta, y gracias a los esfuerzos más recientes y unificados de las naciones con los acuerdos firmados en el tema, y aunque no se han desarrollado al ciento por ciento, la comunidad científica tiene un optimismo generalizado con la mejora en el agujero de la capa de ozono.

Este agujero, el cual es conocido desde hace décadas, ha ido cerrando su diámetro y esto ha sido gracias a los esfuerzos medioambientales llevados a cabo con tratados como el Protocolo de Montreal, los acuerdos de Kyoto, Kígali, y París.

Aunque se deben sumar aún más iniciativas, está claro que cada aporte ha hecho la diferencia y ha contribuido a su cierre paulatino.

¿Qué es el ozono y cuál es su importancia?

El ozono es parte fundamental de la composición atmosférica terrestre, este gas incoloro hace posible que los dañinos rayos Ultravioleta B (UV-B) del sol no lleguen de forma directa a la superficie del planeta y así el planeta goce de agua y vida.

Este gas además ayuda a prevenir que el sol cause cáncer en la piel de los seres humanos, cataratas, afecciones respiratorias, entre otros.

En 1985 fue descubierto el agujero en la capa que rodea la tierra, más exactamente en el Polo Sur, esto llevo a toda la comunidad internacional a un estado de alarma inminente y luego de dos años de estudios e investigaciones se creó el Protocolo de Montreal, del cual ya hemos podido hablar en ocasiones anteriores.

El protocolo consiste en la reducción y eliminación del uso de refrigerantes contaminantes, así como una serie de medidas contra el deterioro de la capa en años futuros.

Día internacional de la preservación de la capa de ozono

Desde 1995 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) proclamó el día 16 de septiembre como el día internacional de la preservación de la capa de ozono, en conmemoración de la firma del Protocolo de Montreal en 1987.

Gracias a este día y la importancia del mismo, el tema ha escalado de forma gradual hasta estar hoy en día en las agendas y planes de desarrollo de todos los países del mundo, y los químicos más dañinos conocidos como gases clorofluorocarbonados (CFCs) están casi totalmente prohibidos, agotados, o eliminados en el planeta.

Cada celebración ha tenido un eslogan diferente, siendo el más reciente (septiembre 16 de 2018) Consérvate cool y continúa: el Protocolo de Montreal. Un llamado de la ONU a seguir trabajando en pro del planeta, ayudar a cerrar el agujero y controlar el clima.

Avances en la recuperación de la capa de ozono

Para empezar aclaramos porque el agujero está ubicado en la zona antártica: La reacción química entre el cloro y el bromo, la temperatura y las condiciones de luz que hacen que estos químicos destruyan el ozono, y tienen congruencia en esta zona con mayor intensidad entre septiembre y noviembre anualmente, este es el sitio donde el debilitamiento es más notorio de toda la atmósfera.

De acuerdo con la última medición hecha por la NASA, el tamaño del agujero al mes pasado de este año es de aproximadamente 23 millones de km2, un tamaño cercano a la superficie de América del Norte, contando solamente con un deterioro lento del ozono a 2% en los últimos años.

«Aunque no hay indicios de que haya una recuperación completa de la capa de ozono, ciertamente hay una mejora en la disminución de la concentración de los gases que causan el deterioro del ozono», afirma Stephen Motzka, investigador químico de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA, por sus siglas en inglés).en entrevista al BBC Mundo.

Se espera que el tamaño del agujero llegué a un aproximado de las medidas que tenía en 1988 para el año 2070.

Imagen principal vía: www.prensalibre.com

Redactado por Tatiana Lezama para Refrigeración Correa y Cárdenas Ltda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp SOLICITAR COTIZACIÓN