Bogotá avanza en eficiencia energética.

Bogotá avanza en eficiencia energética gracias a la segunda fase del BEA

De acuerdo con el último informe de la Secretaría de Planeación Distrital, la capital colombiana empieza la segunda fase del Programa Acelerador de Eficiencia Energética en Edificaciones (BEA, por sus siglas en inglés), el cual da las bases en las cuales Bogotá avanza en eficiencia energética.

Gracias al Building Efficiency Accelerator o Programa BEA que es dirigido por el World Rosources Institute (WRI) y la ONU, la administración local recibirá un apoyo destacado en forma económica y técnica para poder implementar de forma efectiva la resolución 549/15, la cual es una guía para el ahorro en agua y energía en edificaciones del Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio.

Esta norma facilitará a la ciudad cumplir con las metas propuestas en ahorro de recursos, agua y energía, en construcciones nuevas, de modo que todas lleguen al ahorro de un 20 % en energía y un 30 % en agua.

Esto según las cifras de la administración quienes adicionalmente prevén que para el 2050 al menos unos 2.84 millones de nuevos hogares en Bogotá puedan cubrir sus necesidades de estos servicios de forma optima y eficaz, por lo que estos usuarios se verán beneficiados con un ahorro de un 25 % en los pagos de servicios públicos.

Beneficios que traerá la segunda fase del programa BEA

Andrés Ortiz, Secretario Distrital de Planeación se refirió a esta implementación a través del portal web gubernamental donde habló de cómo estas políticas benefician no solo al ordenamiento territorial haciendo de Bogotá una ciudad más habitable sino para los ciudadanos que tendrán un espacio mejor para vivir y desplazarse limpiamente.

“Con el fin de sellar nuestro compromiso, el nuevo Plan de Ordenamiento Territorial (POT) plantea como una de sus tres políticas principales, la de la Ecoeficiencia, la cual busca una huella ecológica más eficiente y una ciudad más resiliente. Esta iniciativa de construcción sostenible es posible a partir de una ciudad densa, compacta y cercana, donde los nuevos desarrollos sean multiusos, las personas puedan desplazarse con mayor facilidad a pie, en bicicleta o transporte público y se generen cada vez menos emisiones de CO2.”.

Ortiz asegura además que Bogotá tendrá una reducción significativa de 32 % de emisiones de gases de efecto invernadero a partir de esta implementación lo cual se traduce como un mejoramiento destacable en la calidad de vida de los ciudadanos, y añade que el impacto sobre las fuentes de agua de la ciudad, ya sean paramos o humedales, será visiblemente reducido.

Con la adición al programa BEA, Bogotá innova entre las ciudades del país y aporta para el cumplimiento internacional de la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, la cual es una de las metas del acuerdo de París firmado en el año 2015 y que entrará en vigor para el 2020, y de paso se adscribe al cumplimiento de varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU.

Proceso que seguirá el BEA para su implementación

Si bien Bogotá no registra los mejores promedios en consumo energético actualmente puesto que el total de electricidad en edificaciones altas es de es de 583.94 kWh/habitante-año, mientras que el promedio en Latinoamérica es de 427,6 kWh/habitante-año, se busca que se reduzca al menos a la mitad este índice al estar suscritos al programa gracias a sus beneficios.

Juan Camilo González, Gerente del Proyecto Ciudad Norte de la Alcaldía de Bogotá, comentó al respecto asegurando que: «Mitigar el impacto que los seres humanos y las edificaciones tenemos sobre el ambiente nos ayudará en el camino para garantizar el desarrollo sostenible ambiental, social y económico.”.

Por esto la ciudad inicia su mejora con la ya política PPECS (Política Pública de Ecourbanismo y Construcción) y el POT (Plan de Ordenamiento Territorial) los cuales mediante tres estrategias principales se vinculan al Programa BEA como la ruta líder de la ciudad en la Política de Ecoeficiencia.

  • Articulación de la estructura ecológica principal con el espacio público.
  • Gestión del cambio climático y del riesgo.
  • Equilibrio entre procesos de crecimiento y renovación densos, compactos y cercanos.

Imagen principal vía: www.elespectador.com
Más información: http://www.sdp.gov.co/

Redactado por Tatiana Lezama para Refrigeración Correa y Cárdenas Ltda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WhatsApp SOLICITAR COTIZACIÓN